miércoles, 12 de julio de 2017

LA EMPRESA Y EL ABANDONO DEL SOCIO EN TIEMPOS DE CRISIS

RESUMEN: La crisis económico financiera que ha atravesado España y la eurozona en general ha impactado con tal fuerza en el tejido empresarial que ha provocado en él efectos devastadores. Dichos quebrantos también se han manifestado en los desencuentros permanentes y las difíciles relaciones internas entre los accionistas que han visto en ocasiones, ante la conculcación de sus derechos, en el abandono de la compañía una posible solución para recuperar su inversión. En el derecho español con la promulgación del Texto Refundido de la Ley de Sociedades de Capital se recogen determinados casos aunque éstos son muy limitados y los socios que ven perjudicados sus intereses solamente pueden acudir a cláusulas estatutarias de separación que, en la mayor parte de los supuestos, no suelen ser introducidas ni previstas en los estatutos sociales.
1. INTRODUCCIÓN
El actual contexto de crisis económica y financiera que atravesamos afecta por igual a personas físicas, empresas, instituciones públicas y hasta al propio legislador a la hora de tomar decisiones que reduzcan el impacto del desequilibrio sobre la ciudadanía. Dichas vicisitudes, están teniendo numerosas repercusiones en los sistemas productivos de muchos países y en las compañías que sufren sus consecuencias demoledoras, siendo éstas duramente castigadas en el devenir de su actividad económica, lo cual conlleva consecuencias jurídicas para los agentes implicados en el momento en el que hay que enfrentarse a dificultades de negocio, de las que pueden sobrevenir la liquidación de la empresa[1].

martes, 20 de junio de 2017

TÍTULO VALORES

IDEAS PRELIMINARES
¿Qué son los títulos valores?
Los títulos valores son aquellos instrumentos que permiten agilizar el tráfico comercial, materialización en documentos que representan o incorporan derechos patrimoniales, que están destinados a la circulación y reúnen los requisitos formales esenciales exigidos por ley.
Cuando decimos que los títulos valores están destinados a la circulación queremos decir que están diseñados para transmitirse de persona a persona, por lo que el Derecho – en su afán de brindar seguridad a estas transacciones-exige que estos documentos reúnan determinadas características. Dichas características fundamentales son los llamados requisitos formales esenciales, que vienen a ser las exigencias indispensables que deben estar presentes, que no pueden faltar, es decir, sin las cuales no estaríamos frente a un título valor.

jueves, 8 de junio de 2017

LAS PRETENSIONES DE RESPONSABILIDAD CONTRA LOS DIRECTORES DE LAS SOCIEDADES ANÓNIMAS.

TEMA RELEVANTE
En el presente artículo se analiza detalladamente la regulación que presenta la Ley General de Sociedades con relación a las pretensiones de responsabilidad contra los directores de las sociedades anónimas, explicando previamente la naturaleza, alcances y limitaciones de la responsabilidad que asumen los miembros del directorio.
Así, el autor llega a la conclusión de que la actual regulación de nuestra norma societaria al respecto es adecuada, pues en ella no se propicia el abuso en las demandas de responsabilidad por causales intrascendentes o de poca importancia, pero sí se abre la opción de exigirles a los directores que respondan por los actos o conductas que originen daños y perjuicios a la sociedad, e incluso daños a determinados accionistas.
I. INTRODUCCIÓN
Previamente a los comentarios que formularemos respecto de la forma como nuestra Ley General de Sociedades (en adelante, LGS) ha regulado las pretensiones de responsabilidad contra los directores de las sociedades anónimas, es necesario determinar con claridad los alcances y límites de la responsabilidad que asumen quienes integran el directorio de una sociedad anónima, e identificar, para ello, todos los supuestos de los cuales expresa o tácitamente se deriva algún tipo de responsabilidad para quienes son miembros de dicho órgano social y que, por tal consideración, por sus actos y por los acuerdos respaldados con su voto generen daños en contra de la sociedad, accionistas o terceros; o en los casos por negligencia grave, omitan o dejen de hacer lo que corresponde a la naturaleza del cargo que ocupan.

martes, 6 de junio de 2017

LA EMPRESA UNIPERSONAL Y LA LLAMADA SOCIEDAD UNIPERSONAL

Resumen. La empresa unipersonal y la llamada sociedad unipersonal constituyen categorías jurídicas inconfundibles y, aunque en nuestra legislación no existe la sociedad unipersonal, pues ninguna ley la crea y regula, algunas erróneas interpretaciones normativas han impreso a la empresa unipersonal la condición de sociedad unipersonal, en abierta contradicción con nuestras leyes civiles y comerciales
1. Introducción
En no pocas ocasiones y con una ligereza jurídica digna de mejor causa, se ha asimilado la empresa unipersonal a las llamadas, sin el menor rigor jurídico, sociedades unipersonales, concepto este último en franca dicotomía con la pluralidad de integrantes del ente societario ínsita en el concepto normativo que lo define en nuestro ordenamiento jurídico mercantil —Art. 98, inciso 1º— del siguiente tenor: “Por el contrato de sociedad dos o más personas se obligan a hacer un aporte en dinero, en trabajo o en otros bienes apreciables en dinero, con el fin de repartirse entre sí las utilidades obtenidas en la empresa o actividad social”. Subrayas fuera de texto.

RESPONSABILIDAD DE LOS ADMINISTRADORES SOCIETARIOS POR PÉRDIDA DEL CAPITAL EN EL DERECHO ARGENTINO

Resumen
Con frecuencia se observa en Argentina sociedades que operan sin una adecuada provisión de capital y que realizan negocios que exceden las reales posibilidades de la firma. Cuando se producen situaciones de incumplimiento de obligaciones sociales, los acreedores perjudicados intentan resarcir sus perjuicios ensayando acciones de responsabilidad en contra de los administradores. Para fundar las mismas, un sector de la doctrina argentina propone recurrir a los artículos 59, 274 y 99 de la Ley de Sociedades Comerciales. Nosotros no consideramos apropiado utilizar a esos efectos el artículo 99 de la mencionada Ley. Por un lado, porque es sumamente difícil precisar cuándo una sociedad perdió su capital social y, por otro lado, porque en todos lo casos la aplicación de esa norma presupone que la causal de disolución no solo se haya comprobado, sino que la comprobación haya sido declarada. La solución al problema planteado la encontramos en el derecho de fondo: en la etapa preparatoria de cualquier contrato que celebre, el administrador societario está personalmente obligado a informar ciertas cuestiones referidas a la solvencia de la empresa, como por ejemplo, la cuantía y existencia del capital social, y si no lo hace, puede imputársele responsabilidad resarcitoria por culpa in contrahendo.

ACC

miércoles, 12 de julio de 2017

LA EMPRESA Y EL ABANDONO DEL SOCIO EN TIEMPOS DE CRISIS

RESUMEN: La crisis económico financiera que ha atravesado España y la eurozona en general ha impactado con tal fuerza en el tejido empresarial que ha provocado en él efectos devastadores. Dichos quebrantos también se han manifestado en los desencuentros permanentes y las difíciles relaciones internas entre los accionistas que han visto en ocasiones, ante la conculcación de sus derechos, en el abandono de la compañía una posible solución para recuperar su inversión. En el derecho español con la promulgación del Texto Refundido de la Ley de Sociedades de Capital se recogen determinados casos aunque éstos son muy limitados y los socios que ven perjudicados sus intereses solamente pueden acudir a cláusulas estatutarias de separación que, en la mayor parte de los supuestos, no suelen ser introducidas ni previstas en los estatutos sociales.
1. INTRODUCCIÓN
El actual contexto de crisis económica y financiera que atravesamos afecta por igual a personas físicas, empresas, instituciones públicas y hasta al propio legislador a la hora de tomar decisiones que reduzcan el impacto del desequilibrio sobre la ciudadanía. Dichas vicisitudes, están teniendo numerosas repercusiones en los sistemas productivos de muchos países y en las compañías que sufren sus consecuencias demoledoras, siendo éstas duramente castigadas en el devenir de su actividad económica, lo cual conlleva consecuencias jurídicas para los agentes implicados en el momento en el que hay que enfrentarse a dificultades de negocio, de las que pueden sobrevenir la liquidación de la empresa[1].

martes, 20 de junio de 2017

TÍTULO VALORES

IDEAS PRELIMINARES
¿Qué son los títulos valores?
Los títulos valores son aquellos instrumentos que permiten agilizar el tráfico comercial, materialización en documentos que representan o incorporan derechos patrimoniales, que están destinados a la circulación y reúnen los requisitos formales esenciales exigidos por ley.
Cuando decimos que los títulos valores están destinados a la circulación queremos decir que están diseñados para transmitirse de persona a persona, por lo que el Derecho – en su afán de brindar seguridad a estas transacciones-exige que estos documentos reúnan determinadas características. Dichas características fundamentales son los llamados requisitos formales esenciales, que vienen a ser las exigencias indispensables que deben estar presentes, que no pueden faltar, es decir, sin las cuales no estaríamos frente a un título valor.

jueves, 8 de junio de 2017

LAS PRETENSIONES DE RESPONSABILIDAD CONTRA LOS DIRECTORES DE LAS SOCIEDADES ANÓNIMAS.

TEMA RELEVANTE
En el presente artículo se analiza detalladamente la regulación que presenta la Ley General de Sociedades con relación a las pretensiones de responsabilidad contra los directores de las sociedades anónimas, explicando previamente la naturaleza, alcances y limitaciones de la responsabilidad que asumen los miembros del directorio.
Así, el autor llega a la conclusión de que la actual regulación de nuestra norma societaria al respecto es adecuada, pues en ella no se propicia el abuso en las demandas de responsabilidad por causales intrascendentes o de poca importancia, pero sí se abre la opción de exigirles a los directores que respondan por los actos o conductas que originen daños y perjuicios a la sociedad, e incluso daños a determinados accionistas.
I. INTRODUCCIÓN
Previamente a los comentarios que formularemos respecto de la forma como nuestra Ley General de Sociedades (en adelante, LGS) ha regulado las pretensiones de responsabilidad contra los directores de las sociedades anónimas, es necesario determinar con claridad los alcances y límites de la responsabilidad que asumen quienes integran el directorio de una sociedad anónima, e identificar, para ello, todos los supuestos de los cuales expresa o tácitamente se deriva algún tipo de responsabilidad para quienes son miembros de dicho órgano social y que, por tal consideración, por sus actos y por los acuerdos respaldados con su voto generen daños en contra de la sociedad, accionistas o terceros; o en los casos por negligencia grave, omitan o dejen de hacer lo que corresponde a la naturaleza del cargo que ocupan.

martes, 6 de junio de 2017

LA EMPRESA UNIPERSONAL Y LA LLAMADA SOCIEDAD UNIPERSONAL

Resumen. La empresa unipersonal y la llamada sociedad unipersonal constituyen categorías jurídicas inconfundibles y, aunque en nuestra legislación no existe la sociedad unipersonal, pues ninguna ley la crea y regula, algunas erróneas interpretaciones normativas han impreso a la empresa unipersonal la condición de sociedad unipersonal, en abierta contradicción con nuestras leyes civiles y comerciales
1. Introducción
En no pocas ocasiones y con una ligereza jurídica digna de mejor causa, se ha asimilado la empresa unipersonal a las llamadas, sin el menor rigor jurídico, sociedades unipersonales, concepto este último en franca dicotomía con la pluralidad de integrantes del ente societario ínsita en el concepto normativo que lo define en nuestro ordenamiento jurídico mercantil —Art. 98, inciso 1º— del siguiente tenor: “Por el contrato de sociedad dos o más personas se obligan a hacer un aporte en dinero, en trabajo o en otros bienes apreciables en dinero, con el fin de repartirse entre sí las utilidades obtenidas en la empresa o actividad social”. Subrayas fuera de texto.

RESPONSABILIDAD DE LOS ADMINISTRADORES SOCIETARIOS POR PÉRDIDA DEL CAPITAL EN EL DERECHO ARGENTINO

Resumen
Con frecuencia se observa en Argentina sociedades que operan sin una adecuada provisión de capital y que realizan negocios que exceden las reales posibilidades de la firma. Cuando se producen situaciones de incumplimiento de obligaciones sociales, los acreedores perjudicados intentan resarcir sus perjuicios ensayando acciones de responsabilidad en contra de los administradores. Para fundar las mismas, un sector de la doctrina argentina propone recurrir a los artículos 59, 274 y 99 de la Ley de Sociedades Comerciales. Nosotros no consideramos apropiado utilizar a esos efectos el artículo 99 de la mencionada Ley. Por un lado, porque es sumamente difícil precisar cuándo una sociedad perdió su capital social y, por otro lado, porque en todos lo casos la aplicación de esa norma presupone que la causal de disolución no solo se haya comprobado, sino que la comprobación haya sido declarada. La solución al problema planteado la encontramos en el derecho de fondo: en la etapa preparatoria de cualquier contrato que celebre, el administrador societario está personalmente obligado a informar ciertas cuestiones referidas a la solvencia de la empresa, como por ejemplo, la cuantía y existencia del capital social, y si no lo hace, puede imputársele responsabilidad resarcitoria por culpa in contrahendo.